Dr. Jorge Gutiérrez Aceves
Urología, Endurología y Cirugía Robótica.
Guadalajara, México

Mas Información
La Asociación Europea de Urología recomienda el tratamiento con HIFU para Cáncer de Próstata en las Guías de Tratamiento 2014.
 

Tratamientos / Radioterapia Externa

 

¿Qué es?

 

La Radioterapia son rayos X de alta energía que son dirigidos hacia la próstata afectada por cáncer desde un aparato externo al cuerpo llamado acelerador lineal con el objetivo de erradicar el Cáncer de Próstata.

 

Candidatos

 

Los mejores candidatos a radiación externa son aquellos con Cáncer de Próstata en etapas iniciales, esto es, localizado a la glándula prostática. También puede ser utilizada en quienes la enfermedad ha traspasado hacia fuera de la próstata. En ocasiones la radiación puede utilizarse en conjunto con Terapia Sistémica Hormonal.

 

Procedimiento

 

Es un procedimiento que no requiere de hospitalización. Los rayos X son dirigidos focalmente en la próstata en sesiones diarias de 15 a 20 minutos durante un periodo de tiempo de 4 a 8 semanas hasta completar la dosis planeada por su médico dependiendo de las características de su enfermedad.

Antes de iniciar el tratamiento, se realiza un proceso de planeación, en donde su médico realizará un estudio de imagenología (Tomografía Computada) para observar exactamente el tamaño y forma de su próstata, lo que ayudará a definir de qué manera recibirá la radiación.

 

Resultados

 

Los resultados obtenidos de esta modalidad de tratamiento son comparables a aquellos que se logran con la cirugía prostática (Prostatectomía Radical), lo que significa que logra un excelente control del Cáncer de Próstata.

 

Complicaciones o efectos secundarios

 

Los efectos secundarios inician luego de 2 a 3 semanas del inicio de tratamiento. Usualmente son leves molestias tales como ardor o sensación de urgencia para la micción los cuales generalmente son transitorios. A largo plazo pueden presentarse también incontinencia urinaria leve y disfunción eréctil hasta en un 50% de los casos. Los tejidos y órganos vecinos (vejiga y recto) pueden presentar algunos efectos indeseables a largo plazo aunque su frecuencia es baja.